BENEFICIOS PARA EL NEGOCIO

La ética empresarial ha comenzado a ser una variable que aumenta los atractivos de una empresa en el mercado. Ostentar políticas, prácticas y decisiones que apunten a aplicar los valores éticos, trae innumerables beneficios.

Y es que, “hacer lo correcto” por parte de una empresa va más allá de la declaración de misión y de principios éticos, o de continuas evaluaciones y sanciones. Ser bueno con los trabajadores, con el medio ambiente y con la comunidad en la que se vive, hace que la empresa sea más bonita ante los ojos de la opinión pública, de los accionistas y de los fiscales de la ley. Y, adicionalmente, cuesta más barato, porque las demandas, los costos ambientales y las sanciones, podrían ser situaciones catastróficas.

El desarrollo de programas efectivos de ética, apunta a lograr los siguientes beneficios:

Mejora el Desempeño Financiero: Un estudio realizado por la Universidad DePaul en 1999 entre 300 grandes compañías encontró que las firmas que hacían un compromiso explícito de ceñirse al código de ética, lograban ser valorados por sus accionistas más del doble que las compañías que no lo hacían. A comienzos de 1988, un estudio dirigido por The Business Roundtable, titulado: «Ética Corporativa: El principal activo empresarial», informaba que «una fuerte cultura corporativa y una identidad ética, son claves estratégicas vitales para sobrevivir, y rentables en una era altamente competitiva”. Agrega que «valores, principios, y prácticas son la base de las metas de largo plazo”.

Beneficia las Ventas, la Imagen y la Reputación: Una encuesta realizada en 1999 a los consumidores de 23 países, por Environics International en conjunto con The Prince of Wales Business Leaders Forum y The Conference Board, reveló que en 15 de los países encuestados, la tercera parte de los consumidores cree que el rol de las grandes empresas en la sociedad actual es “establecer altos estándares éticos y contribuir en la construcción de una sociedad mejor”.

El mismo estudio reveló que el 40% de los consumidores ha considerado castigar a una empresa sobre la base de sus acciones sociales, y que cerca del 20% ha evitado una compañía por esa razón. Otro estudio, realizado en 1998 por Burson-Masteller -sobre la vinculación entre CEOs y la reputación corporativa- halló que la imagen ética fortalece la capacidad de la empresa para atraer inversiones de capital; reclutar a los mejores trabajadores, y obtener el beneficio de la duda en tiempos de crisis.

Fortalece la Lealtad y el Compromiso de los Trabajadores: Una encuesta realizada a los trabajadores estadounidenses en 1999 por la Walker Information y el Hudson Institute, reveló que sólo el 9% de los trabajadores que piensan que sus jefes no se comportan éticamente, se inclinan a permanecer en sus empresas, mientras que el 55% de quienes creen que sus líderes se comportan éticamente, tienen la convicción de que desean continuar trabajando.

Una encuesta multisectorial llevada a cabo en Estados Unidos por el Hudson Institute en el año 2000, demostró una correlación positiva entre altos estándares éticos, el compromiso laboral y la lealtad, y concluyó que “los trabajadores que creen trabajar en un ambiente ético, son seis veces más leales que los empleados que piensan que sus organizaciones no son éticas”. Otro estudio realizado a trabajadores estadounidenses por el Instituto Aon Loyalty en el presente año, reveló que cuando los empleados no sienten que pueden confiar en la administración (dándoles beneficios adicionales), su
compromiso con la empresa disminuye. La evidencia sugiere que los trabajadores tienen mayores sentimientos positivos sobre ellos mismos y su trabajo y demuestran mayor lealtad cuando ellos trabajan para una empresa que posee buenos valores y prácticas éticas.

Disminuye la Vulnerabilidad hacia los Boicots y Grupos de Presión: Las compañías que son conocidas por tener un comportamiento poco ético hacia sus accionistas, empleados, la comunidad, etc., son más vulnerables a ser objetivo de los
grupos activistas o de presión, de boicots o de ataques «de negación de servicio» ensus operaciones vía Internet. Por el contrario, las empresas que han demostrado un comportamiento ético, pueden manejar una suerte de «capital de integridad» entre todos los agentes involucrados en el desarrollo de su empresa (stakeholders) y la opinión pública en general. Esto puede ayudarles cuando se enfrenten a episodios individuales de mala conducta o frente a otras crisis, para no sufrir un gran daño en su credibilidad y reputación.

Evita Multas, Reparaciones Impuestas por la Corte y Cargos Criminales: Las empresas y sus trabajadores deben cumplir con las leyes locales, nacionales e internacionales en sus diferentes operaciones. Una conducta antiética puede redundar en un incremento sustancial de las multas. Por ejemplo, la Comisión Europea -que tiene el poder para imponer multas de un 10% de los ingresos de una compañía – multó a la Volkswagen con más de US$ 90 millones en 1998 por violar las leyes de la libre competencia. En 1999, Bankers Trust Co. fue multada con 60 millones de dólares canadienses, porque tres de sus trabajadores realizaron falsos ingresos para incrementar las utilidades del banco. En algunos casos, las conductas reñidas con la ética pueden resultar en reparaciones judiciales, tal como la ley 2000 que sancionó a Microsoft por sus actividades contra la libre competencia. Además, los administradores de la empresa responsables por acciones anti-éticas, pueden transformarse en objetivo de persecuciones criminales. Tales casos no sólo implican costos de dinero, sino que también distraen a los gerentes de las operaciones propias de su empresa.

Evita Pérdida de Negocios: Las grandes empresas extienden sus propias prác- ticas éticas también a sus proveedores. Es así como firmas proveedoras, que carecen de prácticas éticas, pueden ver cancelados sus contratos y/o perder negocios futuros. Por ejemplo, en 1998, la Royal Dutch/Shell canceló 69 contratos con compañías que habían fallado en su adhesión a sus políticas éticas, de salud, seguridad y medioambiente.

Los gobiernos también pueden cancelar contratos o penalizar a las empresas que son percibidas como poco éticas. En 1999, el gobierno japonés revocó la licencia para realizar negocios en el país a Credit Suisse, por prácticas de contabilidad financiera inapropiadas que involucraron transacciones por US$ 4 millones.

Goza de Mayor Acceso a Capitales: El Social Investment Forum informó que, en 1999, más de US$ 2 trillones en activos fueron manejados por empresas que mostraban prácticas éticas con el medioambiente y la sociedad. Esto representa más del 12% de los 16,3 trillones en fondos administrados profesionalmente en EE.UU. Y es que, empresas éticamente responsables acceden más rápida y fluidamente a los capitales que las que no presentan este comportamiento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s