Responsabilidad Social Empresarial en Chile

Este estudio afirma que este resultado es una evidencia más de la creciente importancia del sector privado en el país y que lo ha hecho constituirse en un motor de progreso económico y de desarrollo social.

El concepto de Responsabilidad Social Empresarial, entendido como una visión de negocios que integra armónicamente el respeto por los valores éticos, las personas, el medioambiente y la comunidad a la estrategia empresarial, comienza a tomar forma en Chile a fines de los 90s.

El Chilean Bechmarking Group (1998) fue un esfuerzo colaborativo entre seis empresas en Chile, para comparar y estudiar “buenas prácticas” de los programas de participación comunitaria de corporaciones en el país, y el papel de los negocios en el desarrollo sustentable de la sociedad. Las empresas que participaron en este ejercicio fueron: Shell Chile, Gener, Empresas Interamericana, Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), Chase Manhattan Bank Chile y 3M Chile. El empresariado chileno por tradición y vocación siempre ha aportado al desarrollo social del país. Desde hace décadas,  se encuentra involucrado en programas de inversión en la comunidad, las que -por diversos motivos- ha preferido mantener en silencio.

Lo anterior, más los sucesos económicos y políticos en los que estuvo inmerso el país, detonaron en el empresariado una imagen negativa y lo convirtieron en un blanco de críticas y escepticismo.

El origen de su aporte social responde inicialmente a un interés filantrópico marca- do por los valores o creencias del dueño de la empresa o de sus ejecutivos, más que a una estrategia de negocios diseminada en la columna vertebral de la compañía. De esta manera, las primeras aproximaciones del empresariado chileno a la RSE se canalizaron a través de la filantropía corporativa. Al respecto, cabe resaltar el estudio publicado en 1997 por el Instituto Libertad y Desarrollo en conjunto con la Corporación de Investigación, Estudio y Desarrollo de la Seguridad Social (CIEDESS) con el apoyo de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) sobre el “Aporte Privado al Desarrollo Social en Chile 1994”6 el cual se constituyó en el primer gran intento por cuantificar el aporte de las empresas al desarrollo social de los chilenos.

Según esta investigación “el aporte del sector privado a través del pago de impuestos y de la entrega de recursos directos a temas de bienestar y gestión de programas de apoyo social  ascendieron en 1994 a un total de USD 7.090,8 millones de dólares, es decir, $2.979,4 millones de pesos(2,9 billones) de ese año. Esto se traduce en un aporte posible de cuantificar de $842.413 pesos por hogar (esta medición no consideró la contribución que rea- lizó el sector privado al desarrollo social por medio de la generación de empleo)”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s